Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

COVID-19 y patologías endócrinas

Escrito por Equipo Médico
PDFImprimirCorreo electrónico
24
Mar
2020

covid19 

 

Escrito por: Manuel Puig-Domingo (ESE representative to the European Medicines Agency), Mónica Marazuela (ESE Secretary) y Andrea Giustina (ESE President)
Traducción: Leandro Esquivel

 

Introduccion

 

El brote de Coronavirus 2019 (COVID-19) requiere que los endocrinólogos de todas partes de Europa avancen, aún más, a la primera línea de atención de nuestros pacientes en colaboración con otros médicos como los de medicina interna y unidades de emergencia. Esto preservará el estado de salud de los pacientes y ayudará a prevenir resultados adversos relacionados con el COVID-19 en personas afectadas por diferentes enfermedades endocrinas. En particular, las personas con diabetes en se encuentran entre la población de alto riesgo y pueden caer gravemente enfermas si contraen el virus, acorde a los datos publicados hasta ahora por los investigadores chinos. A su vez, otras enfermedades endocrinas como la obesidad, la desnutrición y la insuficiencia suprarrenal también puede verse afectada por el COVID-19. Por lo tanto, debido al brote actual de COVID-19 las responsabilidades del los  endocrinólogos de todo el mundo no son menores.

 

Además, los endocrinólogos, como cualquier otro trabajador de la salud, tendrá que protegerse de esta enfermedad viral, que está demostrando tener una muy alta capacidad de difusión y devastación. Instamos a las Autoridades de Salud a proporcionar la protección adecuada a todos los profesionales de la salud y a monitorear constantemente la existencia de COVID-19 en el personal médico expuesto al virus. La posibilidad de que disminuyan los profesionales de la salud que están combatiendo el COVID-19 como consecuencia de contraer dicho virus - como está sucediendo en algunos países - es en sí mismo una amenaza para el sistema de salud y el bienestar de los pacientes. 

 

El virus parece haberse propagado de animales infectados y la transmisión de humano a humano es ahora más que evidente, con una alta sospecha de que los individuos no sintomáticos actúan como vectores principales Se propaga como cualquier enfermedad infecciosa respiratoria, a través de gotitas de aire contaminadas que salen de la boca de personas infectadas al hablar, toser o estornudar. El virus puede sobrevivir en el medio ambiente desde unas pocas horas hasta unos pocos días, dependiendo en superficies y condiciones ambientales. La boca, la nariz y la mucosa ocular parece ser la principal forma de transmisión.

 

Sintomas de una infeccion de COVID-19

 

Los síntomas generales son relativamente inespecíficos y similares a otras infecciones virales comunes dirigidas al sistema respiratorio, e incluyen fiebre, tos, mialgia y dificultad para respirar. El espectro clínico del virus varía desde enfermedad leve con signos inespecíficos y síntomas de enfermedad respiratoria aguda a neumonía grave con insuficiencia respiratoria y shock séptico. Posiblemente, una reacción exagerada del sistema inmune que conduciría a una agresión autoinmune de los pulmones podría estar involucrado en los casos más graves de Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda. También ha habido informes de infección asintomática y la investigación sobre este tema está actualmente en curso en todo el mundo para así dilucidar la prevalencia real de la enfermedad y el verdadero ratio de mortalidad.

 

Infección de COVID-19 y diabetes mellitus

 

Aumento del riesgo de morbilidad y mortalidad en pacientes con diabetes en relación a la infección de COVID-19

 

Adultos mayores y aquellos con afecciones crónicas graves, como enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares y la diabetes tienen mayor riesgo de complicaciones por la infección de COVID-19. La hiperglucemia crónica afecta negativamente la función inmune y aumenta el riesgo de morbilidad y mortalidad por cualquier infección y se asocia a complicaciones orgánicas. Este es también el caso de infección por COVID-19 (Casqueiro et al). Durante la pandemia de Influenza A (H1N1), la presencia de diabetes triplicó el riesgo de hospitalización y cuadruplicó el riesgo de ingreso al CTI. Entre los casos de muerte por COVID-19 en Wuhan, China, las principales comorbilidades asociadas a estas muertes incluyeron hipertensión (53.8%), diabetes (42.3%), enfermedades del corazón (19,2%) e infarto cerebral (15,4%). Además, en cuanto a la gripe estacional, los nuevos datos sobre COVID-19 indican que la infección potencia el daño miocárdico e identifica los trastornos cardíacos subyacentes como un nuevo factor de riesgo para complicaciones graves y empeoramiento del pronóstico (Chen et al).

 

Entre los casos confirmados de COVID-19 en China antes del 11 de febrero de 2020, se informó que la mortalidad general fue de 2.3%. Estos datos se refieren principalmente a pacientes hospitalizados (Zhi et al; CDC). Entre personas sin condiciones médicas subyacentes, la mortalidad reportada en China fue de 0.9%.

 

De todas maneras faltan datos sobre el número de casos no sintomáticos, ya que como en la mayoría de los países, el testeo microbiológico universal no a sido realizado. Se presume que la prevalencia de la infección en la comunidad es probablemente alta o muy alta, lo que lleva a un sobreestimación de la prevalencia de fatalidad. Sin embargo, la mortalidad aumenta fuertemente con la presencia de enfermedades comórbidas, incluidas enfermedades cardiovasculares previas (10.5%), diabetes (7.3%), enfermedad respiratoria crónica, hipertensión y cáncer, cada uno al 6%. Por otra parte, se ha informado que la mortalidad es del 14.8%, en aquellos mayores a 80 años, 8% para aquellos

entre 70-79 años y 3.6% en el grupo de 60-69 años. En comparación con aquellos pacientes que no se encuentran en CTI, los pacientes críticos son mayores ( 66 años frente a 51 años) y tienen más comorbilidades (72% frente a 37%) (Wang et al). Las tasas de mortalidad mundiales pueden variar según la región, pero esta información aún no está consistentemente disponible ni es comparable, ya que las políticas aplicadas de salud pública y los registros de salud utilizados en las diferentes regiones del mundo no son homogéneos.

 

Qué deben hacer las personas con diabetes para prevenir la infección por COVID-19

 

En muchos países de Europa y en todo el resto del mundo el distanciamiento social y el confinamiento en el hogar de toda la población han sido ampliamente adoptado como medidas /esperemos- eficaces en contraste con la propagación de la infección. Recomendamos que debido a que es altamente peligroso contraer el COVID-19, las personas con diabetes se adhieran estrictamente a las medidas preventivas y adopten las mismas también dentro de sus hogares. Por lo tanto, en estas circunstancias, se recomienda que las personas con diabetes deben tratar de planificar con anticipación que hacer en caso de que se enfermen. Es importante mantener un buen control glucémico, porque podría ayudar a reducir el riesgo de infección en sí mismo y también modular la severidad de la expresión clínica de la enfermedad.

 

Es recomendable que mantengan contacto tanto con endocrinólogos en el caso de diabetes tipo 1, y también especialistas en medicina interna y médicos generales para la diabetes tipo 2. Sin embargo, no se recomiendan citas de rutina en persona, ya que deben evitar las multitudes (salas de espera). Por lo tanto, nosotros recomendamos solicitar que la consulta con su médico sea a través de llamadas telefónicas, videollamadas y/o correos electrónicos. Para así garantizar un control óptimo de la enfermedad. Además, se recomienda mantener un stock adecuado de medicamentos y suministros para el monitorear el nivel de glucosa en sangre durante el período de confinamiento en el hogar.

 

Qué deben hacer las personas con diabetes si están infectadas por COVID-19

 

Las personas con diabetes que están infectadas con COVID-19, como en cualquier otro episodio infeccioso, pueden experimentar un deterioro del control glucémico durante la enfermedad. La implementación de reglas aplicables a cuando están están enfermos son obligatorias para superar la posible descompensación de la diabetes. En caso de necesitar contactar al equipo médico para obtener recomendaciones de cómo evitar el deterioro en su control de la diabetes, o la necesidad de ser referido a otro especialista, o la necesidad de comunicarse con la Emergencia por una complicación del cuadro viral, el contacto debe ser obligatoriamente  por teléfono, correo electrónico o videoconferencia. 

 

COVID-19 y otras enfermedades endocrinas y metabólicas

 

Obesidad

 

Existe una falta general de datos sobre el impacto de COVID-19 en personas que sufren de obesidad. Sin embargo, en cuanto a la experiencia en algunos hospitales de España, los casos de jóvenes en los que hay obesidad severa pueden evolucionar hacia alveolitis destructiva con insuficiencia respiratoria y muerte (Puig-Domingo M, experiencia personal). No hay una explicación actual para esta presentación clínica, aunque es bien sabido que la obesidad severa está asociada al síndrome de apnea de sueño, así como a la disfunción surfactante, que puede contribuir a un deterioro en el caso de la infección por COVID-19. Además, el deterioro de el control glucémico se asocia con un deterioro de la función ventilatoria y, por lo tanto, puede contribuir a un peor pronóstico en estos pacientes. Por otra parte, la diabetes tipo 2 y la obesidad pueden coincidir en un paciente determinado, que generalmente también suele ir acompañado de una edad mayor a 65 años. En resumen, estos pacientes pueden tener un mayor riesgo de sufrir resultados negativos en el caso de COVID-19.

 

Desnutricion 

 

Con respecto a los sujetos con desnutrición, la infección por COVID-19 está asociada a un alto riesgo de desarrollo de malnutrición, principalmente relacionado con el aumento de los requisitos y la presencia de un estado inflamatorio agudo severo. Estos pacientes muestran también un estado hiporéxico contribuyendo a un balance nutricional negativo. Los requerimientos nutricionales estimados son 25-30 kcal/kg de peso y 1,5 g de proteína/kg/día (Jin et al). En casos hospitalizados se recomienda una dieta rica en nutrientes que incluya suplementos ricos en proteínas (2-3 ingestas por día) que contengan al menos

18 gramos de proteína por ingesta. Se recomienda suplementación adecuada de vitamina D particularmente en áreas con gran prevalencia de hipovitaminosis D y como consecuencia de una disminución de la exposición al sol. Si no se cumplen los requisitos nutricionales, puede ser necesario complementar la alimentacion o realizar una alimentación enteral y, en caso de que la alimentación enteral no sea posible debido a intolerancia gastrointestinal, el paciente debe recibir nutrición parenteral. Se espera que el resultado de los pacientes con COVID-19 mejore con el apoyo nutricional.

 

Insuficiencia suprarrenal

La insuficiencia suprarrenal es una condición crónica que causa la falta de producción de cortisol en el organismo. Los  tratamientos de reemplazo a largo plazo, que tienen el objetivo de imitar las concentraciones fisiológicas de cortisol en plasma, no son fáciles para estos pacientes.

 

Según los datos actuales, no hay evidencia de que los pacientes con insuficiencia suprarrenal estén en mayor riesgo de contraer COVID-19. Sin embargo, se sabe que los pacientes que tienen la enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal primaria) e hiperplasia suprarrenal congénita, tienen un ligero aumento en el riesgo de contraer infecciones. Además, la insuficiencia suprarrenal primaria está asociada a una función de inmunidad natural deteriorada con una acción defectuosa de neutrófilos y células NK (Bancos et al). En parte, esto puede explicar, esta tasa ligeramente mayor de

enfermedades infecciosas en estos pacientes, así como un aumento general de la mortalidad. Este último también se podría deber a un aumento compensatorio insuficiente de la dosis de hidrocortisona al comienzo de un episodio de infección. Por todas estas razones, los pacientes con insuficiencia suprarrenal puede estar en mayor riesgo de complicaciones médicas y eventualmente a aumento del riesgo de mortalidad en el caso de infección por COVID-19. De todas maneras, hasta el momento no hay datos reportados sobre los resultados de la infección por COVID-19 en sujetos suprarrenales insuficientes.

 

En caso de sospecha de COVID-19, se debe modificar inmediatamente al tratamiento de reemplazo indicado para los días en que el paciente se siente enfermo. Esto  debe establecerse cuando aparecen síntomas menores. Esto significa en primera instancia al menos duplicar las dosis habituales de reemplazo de glucocorticoides, para así evitar una

crisis suprarrenal Además, se recomienda a los pacientes que tengan suficiente stock en casa de pastillas e inyecciones de esteroides para mantener el confinamiento social que se requiere en la mayoría de los países para así impedir la propagación del brote de COVID-19.

 

Acciones a tomar si se sospecha de infección por COVID-19

 

Si una persona con enfermedades endocrinas y metabólicas tiene fiebre con tos o dificultad para respirar y puede haber estado expuesto a COVID-19 (si vivió o visitó un país afectado en los 14 días antes de enfermarse, o si ha estado cerca de una persona que pudo haber tenido el virus), debería realizar una llamada al médico o enfermero para que le aconsejen. Algunos países han establecido  líneas telefónicas para que el público puede consultar acerca de COVID-19 . El personal a cargo de estas líneas telefónicas podrá comunicarle, si es necesario, cuál debería ser el siguiente paso en el protocolo de atención médica. Si se le aconseja a la persona que vaya al hospital, se recomienda ponerse una máscara facial. En los países con los brote mas grandes, la mayoría de la gente ya ha comprado una máscara facial por su propia iniciativa Las muestras de líquido tomadas de la nariz o la garganta se usarán para hacer un análisis microbiológicos. Actualmente no existe un tratamiento específico para COVID-19, pero dado que la mayoría de los casos son leves, sólo una cantidad limitada de personas requerirá hospitalización para recibir atención de apoyo.

Sin embargo, en la mayoría de los países en los que se ha declarado y reconocido el brote,

particularmente en China, las regiones del norte de Italia, Irán y España, la situación ha sido muy desafiante y el requisito de hospitalización ha llevado a los sistemas nacionales de salud al límite de sus capacidades.

 

¿Qué hacer en caso de quedar en confinamiento solitario?

 

Individuos y familias afectadas o sospechosas de verse afectadas por COVID-19 que se queden en casa debe seguir las medidas adecuadas para la prevención y el control de infecciones. La gerencia debería enfocarse en la prevención de la transmisión a otros y en el monitoreo del deterioro clínico, que puede provocar hospitalización. Las personas afectadas deben colocarse en un lugar bien ventilado, mientras que los miembros del hogar deben permanecer en una habitación diferente o, si eso no es posible, mantener una distancia de al menos un metro de la persona afectada (por ejemplo, dormir en un lugar separado) y realizar higiene de manos (lavarse las manos con agua y jabón) después de cualquier tipo de contacto con la persona afectada o su entorno inmediato. Al lavarse las manos, es preferible usar toallas de papel desechables para secarlas. Si no están disponibles, las toallas de paño deben usarse y reemplazarse cuando estén mojadas. Para contener las secreciones respiratorias, la persona afectada debe conseguir una máscara médica y usarla tanto como sea posible. Individuos que no pueden tolerar una máscara médica deben usar tener una rigurosa higiene respiratoria, es decir la boca y la nariz debe cubrirse con un pañuelo desechable de papel al toser o estornudar. Los médicos también deben usar una máscara médica ajustada que cubra su boca y nariz cuando esten en la misma habitación que la persona afectada.

 

Conclusiones

 

Un "decálogo" de ESE para endocrinólogos en épocas de la pandemia de COVID-19

 

1. Protéjase adecuadamente y solicite la prueba de COVID-19 si está expuesto

2. Evite los controles de rutina innecesarios que son en persona

3. Poner en marcha servicios de consulta en línea / correo electrónico / teléfono

4. Monitorear de cerca el control glucémico en pacientes con diabetes.

5. Recomendar a las personas con diabetes una estricta adherencia a la prevención de las medidas generales

6. Asesorar a las personas con diabetes sobre medidas específicas relacionadas con el manejo de su enfermedad (reglas de días de enfermedad) en caso de infección por COVID-19

7. Aconseje a las personas con diabetes, especialmente si son mayores de 65 años y son obesas acerca de el manejo en caso de sospecha de infección por COVID-19

8. Evite la desnutrición con medidas dietéticas o complementarias si está clínicamente indicado

9. Monitorear de cerca las condiciones clínicas de los pacientes con insuficiencia suprarrenal.

10. Adaptar el tratamiento de reemplazo aumentado si está clínicamente indicado en pacientes con insuficiencia suprarrenal

 

Referencias

 

Casqueiro J, Casqueiro J, Alves C. Infections in patients with diabetes mellitus: A review

of pathogenesis. Indian J Endocrinol Metab. 2012;16 Suppl 1(Suppl1): S27–S36.

doi:10.4103/2230-8210.94253

 

Deng S-Q, Peng H-J. Characteristics of and Public Health Responses to the Coronavirus

Disease 2019 Outbreak in China. Journal of Clinical Medicine. 2020; 9(2):575

 

Chen C, Chen C, et al. Analysis of myocardial injury in patients with COVID-19 and

association between concomitant cardiovascular diseases and severity of COVID-19

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32141280#. Abstract. 2020 Mar 6;48(0): E008.

[Epub ahead of print]

 

Zhi Z. Novel Coronavirus Pneumonia Emergency Response Epidemiology Team. The

Epidemiological Characteristics of an Outbreak of 2019 Novel Coronavirus Diseases

 


23 March 2020

Última actualización el 31 de Marzo de 2020
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds
separator copy.jpg