Síndrome de Prader-Willi (SPW)

Escrito por Dra. Susana Scarone Imprimir
31
May
2017

 praderwilli

Introducción

El Síndrome de Prader-Willi (SPW), es una patología de base genética, multisistémica y compleja descrita en el año 1956 por los médicos Suizos Andrea Prader, Alexis Labhart y Heinrich Willi a partir de una observación realizada en una serie de pacientes que presentaban un cuadro clínico de marcada hipotonía muscular al nacer y en el período postnatal, obesidad progresiva, talla baja, hipogonadismo, criptorquidia y alteraciones en el aprendizaje entre otros. (1)

 

Es considerado un síndrome neurogenético, con una anormalidad del patrón de metilación a causa de:

1. microdelección de una región crítica del cromosoma 15 de origen paterno, en un 65% (q11q13)
2. disomía uniparental materna del cromosoma 15 en un 35%,
3. o por una mutación o deleción del centro del imprinting de esta región crítica (2-3).

Por lo cual la consulta con un Genetista se impone para poder obtener un diagnóstico certero de SPW.
Cobra relevancia el conocimiento de la alteración genética que ocasiona el síndrome, de manera que tenemos la responsabilidad como médicos, de impartir a la familia un consejo genético, ya que si bien las posibilidades de recurrencia en otro miembro son escasas, puede ocurrir.

 

La incidencia y frecuencia publicada es muy variable. Se estima que uno de cada 15.000 a 20.000 niños nacidos vivos, nace con esta compleja alteración genética. El SPW es una de las condiciones clínicas genéticas más prevalente y además es la causa genética de obesidad más común que ha sido identificada.

La misma se agrupa a otras patologías,considerándose una enfermedad rara, es decir, poco frecuente.Esto se basa, en que los seres humanos, comparten en un porcentaje altísimo (99,9%) el genoma humano, sin importar etnia, edad y sexo. El porcentaje restante es lo que nos concede individualidad; ya sea desde el punto de vista físico, psíquico y genético.

PW02

Clínica

Existen un amplio rango de manifestaciones clínicas con grado de intensidad variable según la edad e individualidad de los paciente.

 

Las características clínicas principales son:

En el recién nacidos y lactante, la hipotonía muscular es muy acentuada (compromete tanto a los músculos lisos y estriados), pueden presentar pérdida de peso por la dificultad al ingerir los alimentos. Esto se contrapone con la obesidad que presentan a medida que van creciendo ya que los mismos presentan un comportamiento especial con hiperfagia, con voracidad por todo tipo de alimentos que se les presente, como consecuencia de ello complicaciones metabólicas y mecánicas.

La obesidad y el apetito sin control son aspectos característicos del SPW. Los pacientes presentan una obsesión por la comida que aparentemente tendría su causa en una alteración en los mecanismos de control del apetito a nivel hipotalámico, provocando una disminución en la sensación de saciedad (4).

La obesidad puede generar complicaciones tales como:

Esto condiciona la expectativa de vida la cual puede ser de 20 a 30 años (5-8) 

Otras alteraciones observadas:

 

Hipogonadismo y Criptorquidia

En la esfera sexual, el Hipogonadismo se presenta tanto en la niña como en el varón. El desarrollo puberal de estos niños generalmente no alcanza un estado adulto. Las niñas presentan hipogonadismo, hipogonadotropo y además amenorrea primaria, sin embargo, el desarrollo mamario puede no estar comprometido debido a la acción de estrógenos sintetizados en tejidos periféricos a partir de andrógenos suprarrenales. Tanto las niñas como los niños con SPW desarrollan completamente el vello púbico, siendo el crecimiento del pene y del clítoris variable.

La criptorquidia por ser tan prevalente en el SPW, hace que la misma sea un excelente criterio diagnóstico, ya que se aprecia aproximadamente en un 90%, de los pacientes. 

La causa probable es, al parecer, un déficit en la secreción de la hormona luteinizante (LH) y la hormona folículo estimulante (FSH) por parte de la hipófisis.

 

A nivel Neurológico:

Al tener un Coeficiente Intelectual (CI) bajo, existen alteraciones en el aprendizaje, cognitivas, dificultades en el habla y el lenguaje. Las patologías siquiátricas se ven incrementadas. La coordinación puede ser defectuosa, y en oportunidades mal temperamento. Para poder realizar intervenciones oportunas, es necesario realizar un test psicodiagnóstico.

 

En la esfera respiratoria:

Los pacientes con SPW tienen mayor tendencia a padecer procesos obstructivos respiratorios, especialmente coincidentes con infecciones respiratorias. Apnea del sueño, lo que acarrea excesiva somnolencia diurna.

 

En la dermis:

En ciertas oportunidades pueden autoagredirse y provocar heridas en la piel, por presentar alto umbral al dolor (gran tolerancia al dolor), las lesiones se pueden infestar. Generalmente, estas heridas curan espontáneamente, en otras circunstancias quizá requiera de la intervención del dermatólogo.

 

Crecimiento y desarrollo:

La Baja Talla, esta asociada a alteraciones en la secreción de la hormona del crecimiento (GH) y/o factor de crecimiento insulino-similar tipo 1 (IGF-1).

 

A nivel óseo:

La disminución de la densidad ósea ya sea por baja masa ósea u Osteoporosis es bastante frecuente en niños con SPW, por lo cual se debe intervenir para evitar fracturas por fragilidad. La prevalencia de escoliosis en el SPW es alta, siendo del 30% antes de los 10 años de edad y del 80% después de esta edad, en comparación con la que aparece en la población general que es del 3% en la adolescencia. Los pacientes con SPW muestran dos tipos de escoliosis:

 

Tránsito digestivo:

Presentan trastornos del transito digestivo, como son úlcera gástrica y dificultad para vomitar.

 

Criterios diagnósticos

 Los mismos se dividen en:

 PW01

Criterios principales

 - genitales poco desarrollados. En varones criptorquidia pene y/o testículos pequeño, escroto poco desarrollado. En niñas ausencia o escaso desarrollo de labios menores y/o clítoris.

- incompleta o retrasada maduración sexual con signos de retraso de la pubertad después de los 16 años. En los varones, gónadas pequeñas, escaso vello facial y corporal, voz aguda. En las niñas amenorrea primaria.

 

Criterios secundarios

  1. Motilidad fetal reducida o letargo, llanto débil en el lactante, mejorando con la edad.
  2. Problemas de comportamiento característicos: rabietas, arranques violentos, comportamiento obsesivo-compulsivo, tendencia a discutir y llevar la contraria, inflexible, manipulador, posesivo, terco, tenaz ladrón y mentiroso (son necesario al menos 5 rasgos).
  3. Somnolencia diurna, apnea del sueño.
  4. Estatura baja para sus antecedentes genéticos sobre los 15 años
  5. Hipopigmentación en piel y cabellos, en comparación con la familia.
  6. Manos y pies pequeños para su talla.
  7. Manos estrechas con borde cubital recto.
  8. Anomalías oculares (miopía, estrabismo convergente).
  9. Saliva espesa y viscosa, costras en las comisuras bucales.
  10. Rascarse las heridas, autoprovocadas

 

 

Alteraciones de la comunicación

Si bien el desarrollo del lenguaje en los sujetos con SPW es el mismo que el de todos los individuos, el ritmo es más lento. De esta manera,adquiere vocablos en torno a los dos años y medio; siendo la producción verbal es escasa y en general se adquiere antes de los cuatro años. (10)

 A nivel lingüístico los pacientes con SPW son:

 

Tratamiento:

 El tratamiento será guiado por un equipo multidisciplinario integrado por: pediatra, endocrinólogo, nutricionista, odontólogo, fisioterapeuta, traumatólogo ortopedista, dermatólogo, neurólogo, psicólogo, nutricionista.

Será médico, de ser necesario quirúrgico, dietético y medicamentoso. Si el paciente requiere ser intervenido quirúrgicamente, es de suma importancia advertir al anestesista de su condición por la repercusión que puede tener en el paciente.

Las alteraciones en la mineralización óseas, pueden ser debidas al déficit GH y al hipogonadismo. El tratamiento recomendado es una dieta con aporte suplementario de Calcio y Vitamina D, ejercicio físico y además en la situación de una mujer con SPW, se puede plantear la sustitución estrogénica.

De presentar criptorquidia, esta debe ser corregida ya que de no hacerlo el testículo no descendido puede malignizarse.

El tratamiento del SPW con GH recombinante, esta aceptado en EE.UU. por la FDA desde julio del año 2000 exclusivamente para la corrección de la talla baja, en tanto que en Europa, la EMEA la aprobó en 2001 adicionalmente para la modificación de la composición corporal. El tratamiento mejora la talla final, disminuye el tejido adiposo, aumenta la masa muscular e incrementa la vitalidad.

Para establecer un programa terapéutico en niños con SPW debemos conocer el estado madurativo a nivel mental y la valoración ortopédica. El control postural es uno de los principales objetivos en el tratamiento. E

En los niños con SPW la fisioterapia debe iniciarse desde el nacimiento, pues desde ese momento ya es evidente la hipotonía generalizada, lo que dificulta el desarrollo sicomotor y la reacciones posturales. Los niños con SPW de 2 a 3 meses son incapaces de mantener el sostén cefálico y la boca cerrada.

En el tratamiento de las escoliosis es muy importante conseguir una buena postura, que evite el hundimiento del tronco. Cuando el niño inicia la marcha, es un momento álgido, por lo tanto, deben intensificarse los ejercicios, tanto en el hogar como con los profesionales para tratar de corregir la escoliosis.

La reinserción del niño en los ámbitos personal, profesional y social es fundamental, de tal forma de lograr un buen desarrollo de autonomía personal.

 

Bibliografía

1. Prader A, Labhart A, Willi H. Ein Syndrome von Adipositas, Kleinwuchs, Kriptorchismus und Oligofrenie nach myotonieartigem Zustandim Neugeborenenalter. Schweiz Med Wochenschr 1956; 86: 1260-1

2. American Society of Human Genetics/American College of Medical Genetics Tests and Technology Transfer Committee. Diagnostic testing for Prader-Willi and Angelman syndromes. Am J Hum Genet 1996; 58: 1085-8.

3. Cassidy SB. Prader-Willi syndrome. J Med Genet 1997; 34: 917-23.

4. Lindgren AC, Barkeling B, Hägg A, Ritzén EM, Marcus C, Rössner S. Eating behavior in Prader-Willi syndrome, normal weight, and obese control groups. J Pediatr 2000; 137: 50-5.

5. Goldstone AP, Thomas EL, Brynes AE, Bell JD, Frost G, Saeed N et al. Visceral adipose tissue and metabolic complications of obesity are reduced in Prader-Willi syndrome female adults: evidence for novel influences on body fat distribution. J Clin Endocrinol Metab 2001; 86: 4330-8.

6. Kral JG. Morbidity of severe obesity. Surg Clin North Am 2001; 81: 1039-61.

7. Strauss RS. Childhood obesity. Pediatr Clin North Am 2002; 49: 175-201.

8. Yanovski JA. Intensive therapies for pediatric obesity. Pediatr Clin North Am 2001; 48: 1041-53.

9. de Lind van Wijngaarden RF, de Klerk LW, Festen DA, Hokken-Kolega Ac. Scoliosis en Prader Willi syndrome: prevalence, effects of age, gender, body mass index, lean body mass and genotype. Arch Dis Child 2008; 93: 1012-1016

10. Holm VA, Cassidy SB, Butler MG, Hanchett JM, Greenswag LR, Whitman BY et al. Prader Willi syndrome: consensus diagnostic criteria. Pediatrics1993; 91: 398-402.

 

 

Última actualización el 31 de Mayo de 2017