Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

¿Que son los disruptores endocrinos?

Escrito por Equipo Médico
PDFImprimirCorreo electrónico
04
Nov
2016

alquifenoles

Los Disruptores Endocrinos (DE) son agentes químicos que alteran las funciones del sistema endocrino y que causan efectos adversos en la salud de los individuos. El mecanismo de acción es estimular o inhibir directamente el sistema endocrino, bloqueando o mimetizando la respuesta a las hormonas esteroideas y alterando la biosíntesis.

 

 Complementamos este artículo con una entrevista al Dr. NICOLÁS OLEA SERRANO (Catedrático de Radiología y Medicina Física. Universidad de Granada).

 

Los Disruptores Endocrinos (DE) actúan a través de receptores nucleares y no nucleares, como agonistas o antagonistas, alterando distintas actividades enzimáticas y de proteínas transportadoras. Sus efectos difieren según la etapa de la vida, son potentes cuando ocurre en etapa prenatal y posnatal temprana.

Un disruptor endocrino es un compuesto natural o sintético, que su presencia en el ambiente o su exposición inapropiada en el organismo, altera el sistema hormonal.

Como consecuencia del importante aumento en la producción y uso de químicos industriales en la agricultura, los seres humanos están expuestos a una amplia variedad de productos químicos que tienen efectos nocivos sobre la salud. Resulta difícil determinar en la práctica clínica si un DE interviene en el desarrollo de una patología en particular, debido a que existe un período de latencia entre la exposición al mismo y la manifestación de la enfermedad.
Los toxicólogos y ambientalistas compartían la investigación de los DE clásicos y estaban incluidos en las listas de los contaminantes orgánicos persistentes (POPs). Los plaguicidas organoclorados (DDT) y los bifenilospoliclorados (PCBs), identificados como mimetizadores endocrinos y bajo sospecha de ser la causa de enfermedades en las especies animales, e incluso en humanos, que obedecen a mecanismos hormonales. Además, su afinidad por las grasas posibilita que estos compuestos químicos sean bioacumulados en el tejido adiposo, por lo que persisten y pueden transmitirse en la cadena alimentaria.
La presencia ambiental es tan grande hoy en día, que podemos decir que no hay especie animal que no haya estado expuesta, en un mayor o menor grado, al DDT y a los PCBs, los cuales han viajado hasta los más remotos confines del planeta. Mucho se ha escrito sobre los diferentes aspectos toxicológicos de los DE clásicos, no obstante hay menos información disponible sobre los nuevos disruptores, en todos los aspectos: origen, producción, exposición, metabolismo y bioacumulación, entre otros.

Se clasifican  los DE en: Plaguicidas, Químicos Organohalogenados, Plásticos, Químicos Industriales y Químicos Naturales o Fitoestrógenos.
La llamada docena sucia a la cual pertenecen los Contaminantes Orgánicos Persistentes (POPs) está comprendida dentro de los Plaguicidas y Químicos Órganohalogenados.

Los nuevos DE están siendo utilizados en muchos productos con empleo en muy variadas actividades de la vida moderna. Por ejemplo, el grupo de los alquilfenoles es bien conocido y demuestra la estrogenicidad del pnonilfenol y señala su presencia como aditivo del plástico poliestireno, como componente de los detergentes industriales y como espermicida, entre sus aplicaciones farmacológicas. El descubrimiento de la estrogenicidad de los alquilfenoles fue en el año 1993 demostrando similar contaminación por material plástico, en este caso el policarbonato cuyo monómero base resultó ser el bisfenol-A. Éste era liberado en el agua destilada contenida en botellas de plástico de policarbonato al momento de su tratamiento en autoclave para esterilizar. El Bisfenol-A al igual que el nonilfenol son capaces de estimular el crecimiento in vitro de células de tejido mamario humano y el crecimiento uterino en ratas ovariectomizadas, mimetizando, en ambos casos, el efecto de los estrógenos naturales.
Se expandio la lista de los nuevos DE, incluyen ahora compuestos con múltiples aplicaciones como los ftalatos (plásticos-PVC), los polifluorinados-perfluoralquilados (teflón, aditivo graso en bolsas de pop para microondas, zapatillas, alfombras, entre otros) y los fito estrógenos:  genisteína, daizeína de la soja,  entre otros. Las clasificaciones  parecen no tener fin, ya que a medida que avanzan,  aparecen nuevas publicaciones, y nuevos datos experimentales confirman, la capacidad mimetizadora (agonista/antagonista) de muchos compuestos químicos.
No se dispone de tests adecuados para su identificación y catalogación y el censo de DE parece no llegar a su fin. Surgen hipótesis de probables factores ambientales naturales o artificiales asociados con diversas patologías como malformaciones de órganos genitales, alteraciones del desarrollo puberal, de la función tiroidea, afectaciones neuroendocrinas, reducción de la fertilidad, regulación del metabolismo e incremento de enfermedades oncológicas, entre otras.

 

Efectos de los Disruptores Endócrinos sobre: 

Aparato Reproductor

1) masculino: Las manifestaciones clínicas varían según la etapa de la vida en que se produce la exposición. Los disruptores que tienen acción antiandrogénica o agonista estrogénica, en la etapa embrionaria provocan un aumento de la incidencia en la infancia de malformaciones del tracto urogenital (mal descenso testicular e hipospadia), en los adultos jóvenes hay disminución de la calidad del esperma y mayor incidencia de cáncer testicular. De existir  alteraciones en las células de Leydig y Sértoli el daño es producto de la exposición de la noxa en el período fetal, esto conlleva a un descenso en la producción de andrógenos y a la alteración del desarrollo de las células germinales. La exposición intra útero a alguna de estas sustancias tiene  relevancia en el desarrollo de esta enfermedad varias décadas después de la exposición.* En relación al tejido prostático, como posee receptores estrogénicos; la exposición temprana a DE con acción estrogénica, predispondría al desarrollo de hiperplasia prostática benigna y cáncer de próstata en la vida adulta.

2) femenino: Los desórdenes reproductivos femeninos relacionados con los DE pueden ser desde la telarca (inicio del desarrollo mamario) y pubertad precoz a disturbios en la ovulación,compromiso de la   fertilidad y menopausia temprana.

Pubertad

Basados sobre trabajos epidemiológicos que describen modificaciones significativas en el "timing" de la pubertad con una edad más temprana de la telarca y la menarca. Ambos datos experimentales y en humanos convergen en el posible rol de los DE, especialmente aquellos con propiedad estrogénica o antiandrogénica. La menarca temprana ha sido reportada en niñas después de la exposición a bifenilos policlorados (PCBs), bifenilos polibromados (PBBs), pesticidas persistentes (DDT), y ésteres de ftalatos, mientras que la menarca retrasada ha sido ligada a la exposición a plomo y a polulantes persistentes. La telarca temprana está asociada con ésteres de ftalatos y la pubertad precoz ha sido observada con la exposición a metabolitos del DDT.

Función ovárica

Ha sido descripto variación en la longitud de los ciclos menstruales en relación a los factores ambientales. Componentes del cigarrillo han sido involucrados en procesos de disrupción intrafolicular del ovario. En humanos, las perturbaciones hormonales tales como reducción de los niveles de progesterona y estrógenos durante la fase periovulatoria y luteal fueron descriptas en mujeres expuestas al DDT. De la misma manera, concentraciones ambientales de dioxina ocasionan disminución de la secreción de estradiol en tejido ovárico humano por disrupción de las vías esteroideogénicas. Los DE pueden actuar sobre los distintos niveles del eje hipotálamo-hipófiso-gonadal, por disbalance entre estrógenos y andrógenos.

Fertilidad y fecundidad

Hay algunas evidencias que el aumento a la exposición a DE, como el uso de pesticidas en agricultura, exposición a DDT, PCBs, metales pesados, solventes, aumenta el riesgo de subfertilidad femenina y complicaciones en embarazo. Estos químicos contaminantes, han sido detectados en el fluido de los folículos ováricos de las mujeres sometidas a fertilización "in vitro".

Síndrome de Ovario poliquístico (SOP)

En la actualidad se postula que los DE podrían contribuir en la patogenia del SOP. Es posible, que si se produce exposición a DE con acción andrógeno símil en la vida embrionaria de fetos femeninos, esto pueda condicionar manifestaciones clínicas del SOP en la vida adulta. En mujeres con SOP se observó niveles elevados de BPA, y aquí se recalca nuevamente la relevancia del período de exposición.

Falla ovárica precoz

Se ha demostrado en estudios en ratones que la exposición intrauterina al BPA produce daño en los ovocitos, específicamente se vieron alteraciones cromosomales y en el desarrollo folicular.

Endometriosis

Existe evidencia en humanos que la exposición a Dietilbestrol (DES), ftalatos y dioxinas incrementan el riesgo relativo de padecer endometriosis.

Cáncer de mama

Hay hipótesis sobre el incremento en la incidencia del cáncer de mama en el mundo industrializado durante estos últimos 50 años, debido a la exposición a químicos hormonales. Muchos estudios han descripto que la exposición a químicos exógenos con actividad estrogénica (xenoestrógenos) pueden alterar el crecimiento normal de los tejidos, modificando los mecanismos regulatorios y aumentando el potencial neoplásico. La presencia de xenoestrógenos en algunos alimentos puede producir niveles constantemente elevados en sangre, potenciado por la falta de unión a la globulina transportadora de estrógenos. Pueden actuar de forma aditiva con los estrógenos endógenos e incrementar el crecimiento ductal y alveolar, aumentando el riesgo para el desarrollo del cáncer de mama.

Tiroides

Los DE pueden también actuar sobre todos los niveles del eje hipotálamo-hipófiso-tiroideo. Pueden alterar la síntesis, la liberación, el transporte, el metabolismo y la eliminación de las hormonas tiroideas, causando una disminución de estas hormonas circulantes. El perclorato, el tiocianato, los nitratos y el clorato disminuyen la síntesis de hormonas tiroideas, las isoflavonas inhiben a la enzima tiroperoxidasa, responsable de la organificación del yodo, los niveles circulantes de T4 y actúa a nivel del receptor hormonal. Otras sustancias que actuarían a nivel del receptor de hormonas tiroideas son el BPA y los ésteres p-hidroxibromodifenil (PDBEs). La sensibilidad del eje a los DE es máxima en la vida fetal y neonatal, y esto podría justificar algunos casos de hipotiroidismo congénito.

Obesidad

Los DE afectan a los adipositos directamente mediante la inducción de su diferenciación y la adipogénesis, los efectos se ven favorecidos debido a la acumulación de los DE en tejido graso. El BPA estimula la acumulación de grasa y acelera la diferenciación de adipocitos inmaduros a maduros. Algunos estudios postulan que el incremento de la obesidad en los últimos años no solo estaría explicado por el aumento de la ingesta calórica y la falta de ejercicio, sino también por la exposición a numerosas sustancias químicas como pesticidas, órganofosforados, bifenoles policlorados, ftalatos, BPA, metales pesados y solventes que alterarían la homeostasis metabólica, la actividad del sistema nervioso autónomo y la respuesta a distintas hormonas produciendo aumento de peso.

Diabetes

El arsénico, las dioxinas y el BPA se han asociado con aumento de riesgo de diabetes. Un estudio reciente en Estados Unidos mostró concentraciones urinarias de BPA asociada a aumento de la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes y anormalidades de las enzimas hepáticas.

Conclusión: Desde una perspectiva clínica, se ha observado un aumento en el riesgo de patologías relacionadas con la exposición a los distintos agentes químicos, sobre todo si ésta es en períodos críticos, como la gestación y la etapa posnatal. Por lo tanto, surge la preocupación en cuanto a su impacto en el organismo en desarrollo y las enfermedades futuras.

Última actualización el 06 de Noviembre de 2016
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds