Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

Suscríbase

Certificaciones

 

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

La importancia de la edad ósea en la endocrinología pediátrica

Escrito por Dra. Beatriz Mendoza
PDFImprimirCorreo electrónico
10
Ago
2016

 placa manos

El crecimiento en la infancia, la pubertad y los cambios relacionados con el sistema endocrino siguen un patrón bien orquestado pero el ritmo de maduración varía ampliamente según el patrón genético y el ambiente. Estos eventos están mas relacionados con la madurez física más que la edad cronológica. Por ello la edad ósea por medio de una evaluación de la maduración ósea refleja la madurez física y puede ser considerada como una especie de "edad biológica", es particularmente útil en la evaluación clínica de los niños con trastornos del crecimiento  o de la pubertad trastornos.

descargaEvaluación de la edad ósea proporciona información valiosa, pero si no se usa adecuadamente, puede ser engañosa y siempre debe ser considerada accesoria a la exploración clínica y los parámetros auxológicos.

Además de la evaluación de la radiografía (a izquierda) para la edad ósea, la mano y la muñeca pueden proporcionar una imagen útil de la forma de los huesos, por ejemplo el acortamiento del 4º metacarpiano o la deformación de madelung (alteración del gen SHOX), trastornos de la condrogénesis y/o osteogénesis lugar a imágenes típicas como huesos anchos y retraso en el crecimiento (hipocondroplasia), metáfisis irregulares ( S. de Turner), falta de 4º y 5º metacarpiano (pseudohipoparatiroidismo)

Los dos sistemas más utilizados son: a) Atlas de Greulich - Pyle, b) Tanner-Whitehouse. No siempre son comparables y no pueden ser considerados intercambiables. Por lo tanto, en el seguimiento de un paciente o en la comparación de los diferentes grupos de pacientes, es importante seguir el mismo método.

 

La edad ósea es necesaria

a) Para confirmar el diagnóstico de las variantes normales de crecimiento, como la baja estatura familiar y el retraso constitucional del crecimiento y desarrollo, el primero asociado con la maduración normal del esqueleto y el segundo con la edad ósea retrasada.

b) Para la interpretación de la edad puberal: en particular, los resultados de las investigaciones de laboratorio de la hipófisis-gonadal en la pubertad tardía deben ser evaluados de acuerdo a la edad ósea más que la edad cronológica (por ejemplo, no debemos esperar la pubertad valores de LH y FSH en un niño con edad ósea de menos de 12 años).

c) Para el diagnóstico de la pubertad precoz (diagnóstico diferencial con la pubarquia y telarquia prematura) o en condiciones de hiperandrogenismo como la hiperplasia suprarrenal congénita  que se caracteriza por  edad ósea avanzada.

d) Para decidir si tratar o no a los niños con las condiciones antes mencionadas (pubertad precoz y CAH), y en el seguimiento de la respuesta de la maduración esquelética al tratamiento con análogos de GnRH y de  hidrocortisona, respectivamente.

e) Para la predicción de talla adulta en niños normales.

 

La edad ósea es útil

a) En la evaluación de un niño con retraso en el crecimiento y  pubertad avanzada o retrasada.

b) A la hora de decidir el momento adecuado para iniciar a un niño con hipogonadismo  el tratamiento de reemplazo.

c) En el seguimiento de niños en la terapia de reemplazo con hormona de crecimiento.

 

La edad ósea puede ser engañosa

a) En la evaluación de niños con trastornos de la mineralización ósea, tales como osteocondrodisplasias.

b) En la predicción de talla adulta en niños con pubertad precoz o pequeños para la edad gestacional: predicción de talla adulta en realidad se debe realizar sólo en los niños normales.

 

Riesgos

En general, las radiografías son muy seguras. Si bien cualquier exposición a la radiación presenta cierto riesgo para el cuerpo, la cantidad utilizada en un estudio de la edad ósea es pequeña y no se considera peligrosa. Es importante saber que los radiólogos utilizan la cantidad mínima de radiación requerida para obtener los mejores resultados.

 

 


Última actualización el 10 de Agosto de 2016
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds