Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

Suscríbase

division-celular.jpg

Obesidad

Escrito por Dra. Susana Scarone y Lic. Florencia Fernández Martínez
PDFImprimirCorreo electrónico
11
Dic
2016

obesi0

Estamos viviendo en una sociedad en la cual se ha tornado un culto la estética, representada por la delgadez que muchas veces es extrema llevando a los trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia nerviosa. Hoy nos referimos al otro polo de los trastornos alimentarios como es la obesidad que existe a nivel mundial, que no sólo se manifiesta en los adultos sino que los niños y adolescentes también lo presentan.

Tanto la obesidad como sus comorbilidades tienen un impacto negativa para el individuo, sus familiares y a nivel de Salud Pùblica. En este artículo, enfatizamos la importancia del paciente adolescente con obesidad, por sus consecuencias en la edad adulta. Consideremos que las comorbilidades se acentúan a medida que la edad se incrementa, màs aùn si el paciente presenta antecedentes familiares.

El impacto en el organismo de un adolescente, que determina tanto el sobrepeso y la obesidad de riesgo médico, es tan  preocupante que debemos realizar la prevención de ello con intervenciones en el estilo de vida en forma precoz.

 

La obesidad, se vincula a patologías frecuentes que afectan al individuo como son:

 Obesidad2

Por todo ello el paciente obeso presenta una mayor morbi- mortalidad en relación con personas de igual edad y sexo.

 

Para catalogar al paciente de obeso debemos recurrir a las medidas antropométricas a travès del Peso y Talla , luego realizamos el índice de masa corporal (IMC). Ello se calcula  el cociente entre el peso en kilogramos y la estatura en metros cuadrados. Puedes utilizar esto para calcular el IMC

 

Pero hacemos un detalle más fino en cuanto discriminamos tres tipos de obesidad, en esta relación peso/talla al cuadrado

  • 18.9 a 24.9 es normal,
  • 25 a 29.9, es sobrepeso;
  • 30 a 34.9 obesidad 1
  • 35 a 39.9 obesidad 2
  • 40 obesidad 3 o de riesgo mèdico.

 

image03 

En la consulta es importante la medida de la circunferencia de la cintura

Se utiliza una cinta métrica para su mediciòn. En un paciente obeso es muy importante conocer la distribución de la grasa corporal. La medida de la cintura es un índice indirecto pero efectivo de la grasa intraabdominal; ya que si en la mujer es mayor de 88 centímetros y en el hombre mayor de 102 según ATP III, es una obesidad central, es decir, exceso de tejido adiposo en el centro o la parte superior del cuerpo, configurando un patrón androide o masculino, responsable del riesgo de enfermedad cardiovascular y de resistencia a la insulina; a diferencia del patrón ginoide donde la distribución de la grasa es a predominio fémoro glúteo, sin riesgo metabólico.
El tener un sobrepeso o una obesidad no significa que sea debido a una alteración endocrinológica, lo hàbitos alimentarios y el sedentarismo son los que cumplen un papel predominante
Si bien la obesidad se puede producir por alteraciones endocrinológicas, no es la causa màs comùn. Muchos pacientes suelen preocuparse por descartar patologías que puedan determinar aumento ponderal o por las calorías presentes en las ingesta. Como médicos debemos hacer énfasis en el cambio en el estilo de vida tanto desde el punto de vista de la alimentaciòn y de la actividad fìsica.
En un porcentaje elevado se debe a una ingesta calórica excesiva, de los alimentos que ingerimos (hidratos de carbono, proteínas y grasas); la grasa es la primera en almacenarse y la última en utilizarse. Por ello toda la grasa que ingerimos se acumula en nuestro organismo, y contribuye a aumentar nuestro índice de masa corporal. La genética y el ambiente interaccionan en esta situación. No podemos luchar contra nuestra genética, pero sí estamos capacitados para emprender un camino que nos lleve al normopeso mejorando nuestra calidad de vida y aumentando los años de sobrevida.

Se sabe que el tener padres obesos, se incrementa la posibilidad de obesidad en sus hijos (genética)

El hijo de una madre que cursó Diabetes Gestacional , tiene más chance de tener obesidad o sobrepeso en un futuro.

Los bebés que pesaron más de 4 kg al nacer, o que por el contrario fueron pequeños para la edad gestacional, son màs propensos a la obesidad y/o diabéticos.

 

Tratamiento higiénico - dietético

La primer meta es la pérdida de 5 a 10% del peso, con lo cual disminuye el riesgo cardiovascular, por consiguiente éste debe ser uno de los primeros objetivos del manejo del paciente obeso o con sobrepeso.

Un plan de alimentación ordenado, fraccionado en cuatro comidas principales y 2 colaciones, nos proporciona mejor adherencia al tratamiento y permite lograr saciedad y que la próxima comida no nos encuentre con tanto apetito. Este fraccionamiento será una buena opción no solo para disminuir de peso, sino para modificar nuestra conducta alimenticia. Es importante planear nuestro plan de alimentación y realizar una planilla. De esta forma se evidencia visualmente la manera en la cual  lo estamos realizando en forma correcta, si transgredimos, si picoteamos. Al escribir en una planilla todo lo que ingerimos se evita olvidar los excesos que muchas veces se comete y pasan inadvertidos.

Otro aspecto a tener en cuenta es el acto de comer,se debe  para  ello, es decir ubicarnos en una mesa sin mirar televisiòn.

Poner metas, que no sean extremas, se dice que sin metas es difícil encontrar el camino, por ello vamos a tratar de trazarla en forma paulatina .

 

planillaUn objetivo inicial es la pérdida de un 10% del peso corporal en 6 meses.
Es apropiado descender 2 kg por mes, para valorar si existe una buena respuesta al tratamiento instituido.
Descensos de peso corporal más rápidos, no son adecuados, dado que luego se puede producir un efecto "rebote"

 

Para lograr pérdida de peso, el plan de alimentación debe ser personalizado:

 

de acuerdo a diferentes parámetros importa conocer la edad y el estado fisiológico; un niño, un adolescente, una embarazada, un lactante, una mujer en la premenopausia o menopáusica;
conocer sexo, y patologías asociadas, evaluar situación socioeconómica y cultural, disponibilidad de los alimentos, entre otros.

Por ello el profesional que suministre el plan de alimentación debe realizar la encuesta alimentaria considerando todos estos parámetros, tú como paciente tienes derecho a reclamarlo.

Se aconseja una reducción entre 500 y 1000 Kilocalorías, de las ingesta habitual del paciente.

Existen 2 etapas cuando comenzamos un plan de alimentación: *pérdida de peso,* mantenimiento.

En lo posible se debe evitar  grandes oscilaciones de peso.

El plan de alimentación debe ir acompañado de ejercicio físico, no es sustentable el plan de alimentaciòn sin él.

 

En cuanto al uso de la Metformina, si bien no es una droga antiobesidad, en determinadas situaciones la utilizamos debido que produce reducción de:

  • Gluconeogénesis,
  • Oxidación de los ácidos grasos
  • Medida de la glucosa e insulina
  • Evita la hipertrigliceridemia, el incremento de c-LDL
  • Evita los depósitos de tejido adiposo, a nivel subcutáneo

 

Inhibidores de la absorción de grasas

image00

ORLISTAT, presentaciones de 120 mg y 60 mg, es un fármaco que se utiliza para la disminución, mantenimiento y prevención del aumento ponderal.
Actúa a nivel del aparato digestivo .Las enzimas lipasas gástrica y pancreática, es inhibido por el Orlistat. El Orlistat inhibe dichas enzimas, fundamentalmente a nivel gástrico y en el intestino delgado. Si estas enzimas se inhiben, se impide la hidrólisis de las grasas y de esta manera no se forman los triglicéridos, ácidos grasos libres ni monoglicéridos. Este bloqueo determina que los triglicéridos no estén en la circulación general en forma excesiva determinando una disminución importante en las calorías; por lo cual se logra un mejor control en el peso. Además de esta propiedad,sobre el perfil lipídico, actúa también a nivel del metabolismo hidrocarbonado lo cual disminuye los daños a nivel del endotelio.

 

image01

El endotelio es la capa interna del sistema vascular arterial , si se inflama determina a la larga la tan conocida placa ateromatosa, que obstruye y no deja que la corriente sanguínea sea fluida, ocasionando daños en el órgano que asienta.
Dado que el Orlistat es un fármaco cuya acción es a nivel del intestino, se absorbe en forma mínima al resto del organismo.
En cuanto a los efectos secundarios, debemos advertir diarrea, manchas oleosas: esteatorrea (grasa en las materias fecales), olor fétido, incontinencia fecal, urgencia fecal; esto se vincula con el efecto farmacológico de impedir la absorción de grasas ingeridas; si no se respeta la restricción de los lípidos, ya que reduce 30% la absorción de grasas que equivale a 67 gramos de grasa. Frente a un interrogatorio minucioso que ponga de manifiesto estos síntomas, podemos inferir que el paciente no está realizando en forma correcta el plan de alimentación.Puede además impedir una buena absorción de vitaminas liposolubles.

 

Inhibidores del apetito

Si bien sibutramina ha sido un fármaco utilizado en el tratamiento de la obesidad, ha sido retirada del mercado, por la FDA, por su potencial riesgo de aumentar los eventos cardiovasculares.

La U.S. Food and Drug Administration (FDA), ha revisado información adicional, que indica un riesgo aumentado de infarto agudo de miocardio y accidente vascular encefálico, en pacientes que tienen historia de enfermedad cardiovascular y que utilizan sibutramina. Extraído de FDA: [01-21-2010]

En suma: lograr disminución ponderal es una reacción en cadena: trazar la meta, ajustar porciones, ingerir menos hidratos de carbono de rápida absorción y grasas, logrando con ello disminuir las calorías y evitar las consecuencias de la obesidad. De a poco,en forma paulatina se modifican los hábitos.

 

Bibliografía

Dres. Thomas H. Inge, Wendy C. King, Todd M. Jenkins, Anita P. Courcoulas, Mark Mitsnefes, David R. Flum, Bruce M. Wolfe y Col Pediatrics 2013; 132; 1098

 

 

Última actualización el 11 de Diciembre de 2016
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds

novedades-en-nutricion