Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

Enfermedad Celiaca y Crecimiento

Escrito por Dra. Beatriz Mendoza
PDFImprimirCorreo electrónico
27
Feb
2014
pagina

La enfermedad celíaca (EC) es una dolencia crónica autoinmune, desencadenada por el consumo de gluten, que aparece en personas con predisposición genética. El intestino sufre un proceso inflamatorio que en ocasiones puede llegar a la atrofia de las vellosidades. Esto hace que los nutrientes no logren una adecuada absorción, lo que produce diversos síntomas clínicos que dependerán de la edad del diagnostico y la severidad de la lesión intestinal.

 

Los síntomas clásicos incluyen: diarrea crónica, vómitos, cambios de carácter, falta de apetito, estacionamiento de la curva de peso y retraso del crecimiento.

El crecimiento es un fenómeno biológico a través del cual los seres vivos, al mismo tiempo que incrementan su tamaño, maduran y adquieren progresivamente su capacidad funcional. Se trata de un proceso en el cual el ritmo madurativo, el tamaño y forma finales del organismo son el resultado de una interacción continua entre genes y ambiente. En el ser humano se inicia con la fecundación y termina al final de la adolescencia, cuando se sueldan los cartílagos óseos.

El crecimiento es un indicador del estado de salud del niño o adolescente, debido a que su alteración puede ser la primera o la única manifestación de una enfermedad subyacente.

Un niño crece según lo establecido genéticamente por su familia y se puede modificar según factores externos, ya sea enfermedades agudas o crónicas. Este es el motivo por el cual un control pediátrico estrecho del niño y adolescente es importante.

Se distinguen tres períodos de crecimiento luego del nacimiento.

Crecimiento rápido entre 1 a 4 años, 24cm el primer año, 12cm el segundo año, bajando a 7cm/año entre el tercer y cuarto año.

Crecimiento lento y sostenido desde los 4 años hasta inicio puberal con velocidad crecimiento (Vc) 4,5 a 7cm /año.

Las niñas tienen su pico de Vc durante la pubertad temprana, antes de la primera menstruación, alcanza a los 9 cm/año. En los niños, el pico de velocidad es de 10 cm/año que se alcanza al final de la pubertad, el estirón puberal es más prolongado en niños que en niñas. Este aumento de crecimiento en el periodo puberal, se relaciona a la acción combinada de  hormona de crecimiento y esteroides sexuales.


¿Como evaluamos el crecimiento?

El crecimiento luego del nacimiento se valora con las medidas antropométricas: 1) peso y 2) talla. Los resultados obtenidos de estas medidas se comparan con patrones de referencia y dichos valores son colocados en tablas.
La construcción de tablas con estas medidas antropométricas seriadas, es muy importante, dado que una medida aislada no permite realizar un diagnostico.
Otro parámetro importante a considerar es la velocidad de crecimiento que se puede calcular mediante formulas y es fundamental en el diagnostico de crecimiento adecuado.

Las enfermedades crónicas afectan adversamente al crecimiento, y el deterioro resultante de la talla puede ser transitorio o persistente en función de la naturaleza y el curso de la enfermedad.

Dentro de las dolencias crónicas asociadas al déficit de crecimiento se encuentra la EC, en estos chicos la falta de absorción de nutrientes produce un deterioro en el crecimiento y con respecto al peso este puede permanecer estable o disminuirlo. El deterioro del crecimiento lineal puede exagerarse por el retraso en la pubertad..
En la práctica clínica estos niños deben ser estudiados en busca de  anticuerpos antitrasglutaminasa positivos en sangre. En caso de ser positivo confirma el diagnóstico si bien en ocaciones puede requerirse la realización de una biopsia intestinal que confirme definitivamente el diagnóstico.
El único tratamiento eficaz de la EC es una dieta estricta sin gluten cebada y centeno, durante toda la vida. Tras la exclusión del gluten de la dieta, la recuperación de la pared intestinal no es inmediata, en la infancia no se produce antes del año del inicio del tratamiento dietético. El crecimiento se retoma una vez controlada la enfermedad, la recuperación de la talla depende de varios factores: lo precoz del diagnostico, el cumplimiento de la dieta, la talla familiar o la presencia de otras alteraciones producidas por la EC.

Podemos concluir diciendo que todo niño que no tenga un crecimiento lineal adecuado o que presente una detención del mismo, debe sospecharse una enfermedad celiaca. Una vez que pensamos en ella contamos con los medios para realizar un diagnóstico y tratamiento oportuno.

Última actualización el 10 de Abril de 2014
separator copy.jpg
separator copy.jpg
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds
separator copy.jpg
separator copy.jpg
separator copy.jpg