Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

Medida de 25OHD en mujeres uruguayas postmenopáusicas

Escrito por Dra. Beatriz Mendoza
PDFImprimirCorreo electrónico
08
Dic
2017

D

La función de la VD en el metabolismo óseo es facilitar la absorción intestinal de calcio y fósforo que se produce por 2 vías: genómica y no genómica. La vía genómica sigue un mecanismo semejante al de otras hormonas esteroideas. La vía no genómica modula un transporte rápido de calcio llamado “transcaltaquia” que involucra la apertura de canales de calcio operados por el voltaje a través de la membrana.

. 

Medida de 25OHD en mujeres uruguayas postmenopáusicas

Dres: Beatriz Mendoza, Álvaro Ronco, Gabriela Mintegui, Cristina Belzarena

Unidad de Osteoporosis y Metabolismo Fosfocálcico (UNIOM). Clínica de Endocrinología y Metabolismo. Universidad de la República. Montevideo. Uruguay.

_____________________________________________________________________

Introducción

La vitamina D (VD) es importante en el metabolismo óseo y en la salud en general. La principal fuente de VD3 o colecalciferol en animales surge de la exposición de la piel a los rayos ultravioletas UVB, los que producen la fotoisomerización de la provitamina D en colecalciferol. La VD es activada por una serie de reacciones fisiológicas. En la piel, por los rayos ultravioletas del sol que convierten el 7 hidroergosterol en VD3. Ésta es hidroxilada en el hígado a 25OHD y luego en el riñón se transforma en 1,25(OH)2 D3 (calcitriol), que es la forma más activa de la VD. Posteriormente se almacena en los tejidos, sobre todo en hígado, músculos y grasa. La formación de la VD se modifica según diversos factores que afectan la exposición solar como: región geográfica, estación del año, momento del día, condiciones atmosféricas, edad, cantidad de grasa subcutánea, tipo de vestimenta, pigmentación de la piel, así como el uso de protectores solares y las modificaciones en la capa de ozono. Otra fuente alternativa es la dieta y/o los alimentos suplementados con dicha vitamina: los pescados grasos (sardina, atún y caballa entre otros) y los huevos, son alimentos ricos en VD, si bien no cubren más que un 10% de las necesidades diarias.

La función de la VD en el metabolismo óseo es facilitar la absorción intestinal de calcio y fósforo que se produce por 2 vías: genómica y no genómica. La vía genómica sigue un mecanismo semejante al de otras hormonas esteroideas. La vía no genómica modula un transporte rápido de calcio llamado "transcaltaquia" que involucra la apertura de canales de calcio operados por el voltaje a través de la membrana.

De forma conjunta con la hormona paratiroidea (PTH), mantiene los niveles de calcio séricos dentro de un estrecho margen de normalidad. Cuando los niveles de VD están disminuidos, sólo se absorbe el 10 al 15% del calcio ingerido y como resultado, hay una tendencia crónica a la calcemia baja, con aumento de la PTH, lo que produce un hiperparatiroidismo secundario.

En los últimos años han surgido conocimientos sobre las diversas funciones endócrinas de la VD, más allá del metabolismo óseo. El calcitriol ejerce su acción al unirse al receptor nuclear y de esta forma regula la expresión de más de 200 genes. Por tal motivo sus efectos no se limitan al hueso, se han demostrado receptores de dicha hormona expresados en: macrofagos, cerebro, corazón, piel, intestino, páncreas, gónadas, próstata, mama, músculo esquelético entre otros. Como consecuencia se conoce la participación de la VD en la inmunidad celular y en la prevención de canceres como mama y colon.

La hipovitaminosis D ha sido demostrada en todas las etapas de la vida y en todas las latitudes, lo que hace que sea considerada un verdadero problema sanitario.

A pesar de los conocimientos actuales y el avance tecnológico, su deficiencia permanece aun subdiagnosticada.

La medida de la concentración sérica de 25OHD es la forma de evaluar el estado nutricional de la VD. En los últimos años ha sido motivo de debate cual es el nivel deseable a la hora de interpretar los resultados de VD, ha sido reportado valores superiores a 30 ng/ml (75 nmol/l) son necesarios lograr una buena absorción de calcio y evitar el aumento de la PTH. Este ha sido el punto de corte más aceptado, otros autores han propuesto valores superiores a 40-50 ng/ml, que no solo para evitarían la elevación PTH sino permitirían que la VD se deposite de forma adecuada en el tejido graso.

_____________________________________________________________________

Objetivos

• El objetivo de este trabajo fue determinar los niveles séricos de 25OHD en una población de mujeres postmenopáusicas, residentes ciudad de Montevideo que consultaron en la Policlínica de Endocrinología.

• Estratificar los valores obtenidos, según diferentes categorías.

• Evaluar las variaciones de la VD vinculadas con la edad y estación del año.

_____________________________________________________________________

Pacientes y Métodos

  • Pacientes

Fueron evaluadas 137 mujeres blancas postmenopáusicas con edades comprendidas entre: 44 - 86 años, mediana de 60 años que concurrieron a la Unidad de Osteoporosis de Metabolismo Fosfocalcico de la Clínica de Endocrinología y Metabolismo (UNIOM). Universidad de la República, entre los años 2001 – 2004. El criterio de inclusión de las mujeres fue que contaran con la medida de 25OHD y que no estuviesen en tratamiento con fármacos para el tratamiento de la osteoporosis.

  • Métodos

Para la medida de 25OHD se utilizó un método específico de RIA (Diasorin, Inc., Stil water MN, USA). Las muestras de sangre fueron tomadas en todas las épocas del año.

En estas pacientes los valores de 25OHD fueron divididos en 3 grupos según los resultados obtenidos:

1)  > 30 ng/ml   suficiente o nivel óptimo

2)  entre 30 - 15 ng/ml   insuficiente

3)  <15 ng/ml   deficiente o valor de osteomalacia

La muestra se estratificó en 4 categorías según estación del año en que se obtuvo la muestra (invierno, primavera, verano y otoño) y también se dicotomizó por edades ( 60  vs. > 60 años).

Análisis estadístico Se realizaron análisis básicos de la muestra (estimaciones de media, mediana y tabulaciones cruzadas) así como test no paramétricos (chi cuadrado) a las variables de interés, con el fin de analizar su distribución, asumiendo una significación para un valor p<=0.05.

___________________________________________________________________

Resultados

a) Los valores en sangre de 25OHD de toda la muestra oscilaron entre 0.00 y 79.80 ng/ml, mediana 20 ng/ml. 

b) De las 137 mujeres:

- 103 (75%) presentaron niveles inadecuados de 25OHD:

- 65 pacientes (47%) presentaron niveles insuficientes entre: 30 - 15 ng/ml y

- 38 mujeres (27%) valores deficientes, por debajo de 15 ng/ml.

c) Sólo 34 mujeres de la muestra (24.8%) presentaron niveles suficientes de 25OHD. (Fig. 1).  

d) En lo que respecta a los niveles de 25OHD por estación los valores promedio fueron insuficientes en todas las estaciones: en verano 26.3 ng/ml, otoño 22 ng/ml, invierno 17.9 ng/ml y en verano  21,9 ng/ml. (Fig. 2).

 

Fig. 1:   Niveles adecuados de vitamina D en mujeres postmenopáusicas

fig0

Fig. 2: Niveles de 25OHD (n =137) en diferentes estaciones

 

Fig. 3 Valores de 25OHD en mujeres uruguayas postmenopáusicas (n=137)

 

e) Cuando los valores fueron estratificados por edad en   60  vs. > 60 años, se encontraron diferencias en los valores de 25OHD en las cuatro estaciones. Las mujeres mayores de 60 años analizadas en el estudio tuvieron un comportamiento parecido a las menores de 60 años, siempre con valores promedialmente inferiores. Esta diferencia fue mayor en invierno (23.2 vs. 16.2 ng/ml) aunque no llegó a ser significativa desde estadísticamente (p= 0.07), incluso considerando lo pequeño de la muestra en general y en cada subgrupo en particular, Fig. 3

___________________________________________________________________

Discusión

En la actualidad, la insuficiencia e deficiencia de 25OHD constituye una pandemia que afecta a más de la mitad de la población general, tanto a niños y adolescentes como a adultos, mujeres postmenopáusicas y ancianos, en éstos, si tienen fracturas por fragilidad, la prevalencia de hipovitaminosis D llega al 100%.

Según el estudio realizado en nuestro centro el 75% de las mujeres posmenopáusicas tiene niveles inadecuados de VD y por lo tanto con un elevado riesgo de sufrir fracturas, estos datos son similares a los encontrados en otras poblaciones a similares latitudes.

El 27% de estas pacientes presentan niveles deficientes, los cuales son considerados en rango de osteomalacia, ello implica un riesgo  elevado de: fractura, pérdida de masa muscular y de caídas. Hoy sabemos que cuanto mas bajos son los valores de 25OHD mayores son las complicaciones óseas y de la salud en su conjunto. Un 24.8% de la población estudiada tuvo valores de suficiencia.

Han descriptas múltiples causas responsables de la hipovitaminosis D: falta de exposición solar, la vestimenta, en zonas urbanas con alto índice poblacional la radiación se vería afectada por contaminantes que impedirían la buena utilización de los rayos UVB. Otra razón sería la campaña de prevención de cáncer de piel, que desaconseja la exposición solar y recomienda el uso de protectores y bloqueadores solares.

Es conocido que durante los meses de otoño e invierno por alteración en la incidencia de los rayos solares sobre la tierra la conversión de VD a forma activa disminuye. La ciudad de Montevideo se encuentra a 35º latitud sur, donde sería esperable que la exposición solar permitiera mantener niveles adecuados de VD durante todo el año. Se han publicado algunos estudios que muestran que la exposición a rayos solares durante la época estival no es suficiente para mantener niveles óptimos de VD todo el año. En nuestro trabajo se encontraron diferencias estacionales en los valores promedio de VD, siendo estos más altos en verano que invierno, aunque sin alcanzar los valores considerados como suficientes. Estos resultados sugieren que en nuestra población la exposición solar es insuficiente y no logra ser efectiva. Por tratarse de una situación prevalente en todos los países inclusive en aquellos cercanos al ecuador, algunos autores interpretan que estos resultados son la consecuencia de que nuestros genes no acompasan las modificaciones del medio ambiente y cambios en el estilo de vida. Esta situación es la causa del aumento de la incidencia de enfermedades crónicas, por lo tanto si bien los aspectos ambientales y fenotipicos tienen relevancia debemos tener presente la importancia de la información genética.

Se encontró una relación inversa entre la edad y los niveles de VD. La insuficiencia de 25OHD fue más pronunciada en mujeres mayores de 60 años, si se comparan con las menores de 60. Esto es consecuencia de que a mayor edad se produce: a) afinamiento de la dermis con menor producción de colecalciferol. b) disminución de la filtración glomerular y con alteración de la capacidad renal de sintetizar calcitriol. c) reducción de los receptores para esta vitamina en la luz intestinal, con menor absorción de calcio.

____________________________________________________________

Conclusiones

• 75% de las mujeres analizadas presentan niveles insuficientes de VD

• La insuficiencia y deficiencia son más pronunciadas en los meses de invierno y en mayores de 60 años.

____________________________________________________________

Limitaciones del estudio

Número escaso de la muestra

Falta de la medida de otros parámetros bioquimos del metabolismo óseo (calcio y PTH).

_____________________________________________________________

Reflexiones

Es necesario tomar medidas urgentes para prevenir y tratar la hipovitaminosis D en mujeres posmenopáusicas, ya sea incentivando la fortificación de alimentos y/o la suplementación de vitamina D en preparados farmacologicos a dosis entre 1000- 2000 UI/día o incluso mayores.

Los niños y adolescentes al igual que las embarazadas presentan una elevada vulnerabilidad de hipovitaminosis trabajos futuros deben orientarse al estudios de estas poblaciones

_____________________________________________________________

Bibliografía

 

1. Sniadecki J. Jerdrzej Sniadecki (1768–1838) on the cure of rickets. (1840) Cited by W Mozolowski. Nature 1939; 143:121–4.

2. Holick MF. Resurrection of vitamin D deficiency and rickets. J Clin Invest 2006; 116:2062–72.

3. Thomas MK, Lloyd-Jones DM, Thadhani RI, y col. Hypovitaminosis D in medical inpatients. N Engl J Med 1998; 338:777-83.

4. Utiger R. The need for more Vitamin D. N Engl J Med 1998; 338: 828-29.

5. Malabanan A, Veronikis IE, Holick MF. Redefining vitamin D insufficiency. Lancet 1998; 351:805-6. 

6. Vieth R. Vitamin D supplementation, 25-hydroxyvitamin D concentrations, and safety. AmJ Clin Nutr 1999; 69:842–56. 

7. Garland CF, Comstock GW, Garland FC, Helsing KJ, Shaw EK, Gorham ED. Serum 25-hydroxyvitamin D and colon cancer: eight-year prospective study. Lancet 1989; 2:1176–8.

8. Mendoza B, Ronco A, Mintegui G, Belzarena MC. Serum vitamin D status among postmenopausal Uruguayan women. Osteoporosis Internacional with other metabolic disease. 2-6 June 2006, Toronto Canada. Osteoporosis Int 17(suppl 2) S1-SS224, 2006 (Abstract).

9. Vieth R, Garland C, Heaney R, et al. The urgent need to reconsider recommendations for vitamin D nutrition intake. Am J Clin Nutr 2007; 85:.649–50.

10. Marks R, Foley P, Jolley D et al. The effect of regular sunscreen use on vitamin D levels in an Australian population. Archives of Dermatology. 1995; 131: 415-421.

11. Holick MF. The parathyroid D-Lema. J Clin Endocrinol Metab. 2003; 88(8):3499-3500.

12. Holick MF, Siris ES, Binkley N, et al. Prevalence of vitamin D inadequacy among postmenopausal North American women receiving osteoporosis therapy. J Clin Endocrinol Metab. 2005; 90:3215–24.

13. Mendoza B, Ronco A. Importancia de los niveles séricos de vitamina D3. Tendencias en Medicina. 2001; 18:97-101.

14. Holick MF. Vitamin D deficiency. N Engl J Med 2007; 357:266–81.

15. Fuleihan GEH, Nabulsi M, Choucair M, et al. Hypovitaminosis D in healthy schoolchildren. Pediatrics. 2001; 107:53–9.

16. Mendoza B, Ronco A. Vitamin D and breast cancer: a short review. BIOMEDICINA, 2007: 3(2) 139-148. 

17. Vieth R, Garland C, Heaney R, et al. The urgent need to reconsider recommendations for vitamin D nutrition intake. Am J Clin Nutr 2007; 85:649–50.

18. Mendoza V, Reza AA. Vitamina D: Más allá del tratamiento de las enfermedades óseas. Revista de Endocrinología y Nutrición. 2009: 17(1): 4-6.

19. González DC. Relación entre vitamina D y fracturas de cadera. Actualizaciones en Osteología. 2005. 1 (N Inaugural): 7-10.

20. Fradinger E, Zanchetta J. Niveles de vitamina D en mujeres en la ciudad de Buenos Aires. MEDICINA (Buenos Aires) 1999: 59: 449-452.

21. Fassi J, Picasso R y col. Variaciones estacionales de 25-hidroxivitamina D en jóvenes y ancianos de la ciudad de Buenos Aires. MEDICINA (Buenos Aires) 2003: 63: 215-220.

22. Plantalech L, Olivieri MB, Salerni H y col. Hipovitaminosis en adultos habitantes en Buenos Aires. Actualizaciones en Osteología. 2005. 1 (N Inaugural): 45-47.

23. Saraiva GL, Cendoroglo MS, Ramos LR e col. Prevalência da deficiência, insuficiência de vitamina D e hiperparatiroidismo secundario em idosos institucionalizados e moradores na cidade de São Paulo, Brasil. Arq Bras Endocrinol Metab 2007; 51(3): 437-442.

24. Plantalech L. Mapa de hipovitaminosis D en Argentina. Actualizaciones en Osteología. 2005. 1 (N Inaugural): 11-15.

25. Mendoza B. Abordaje de la Osteoporosis en la Atención Primaria. Tendencias en Medicina. 2004; 4: 112-120.

Última actualización el 09 de Diciembre de 2017
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds