Trastornos de la alimentación

Escrito por Dra. Susana Scarone Imprimir
18
Feb
2015

Trastornos en  la conducta alimentaria

 

Si bien la epidemia de obesidad está sacudiendo con intensidad a los niños y adolescentes, el actual modelo que marcan los patrones socio culturales representada por la delgadez extrema, ha alcanzado una nueva dimensión. Son dos extremos, de los trastornos de la conducta alimentaria, los cuales responden a diferentes parámetros, que nos referiremos a posteriori.  En el día de hoy vamos a tratar el tema de anorexia nerviosa, bulimia y un nuevo concepto, la ortodoxia.

brigitte-2-lista

La sociedad equipara, ya sea en forma concreta o  subliminal a la delgadez con prestigio, superación y aceptación social.  Este modelo, propuesto puede llevar a las personas, con baja autoestima, alcanzar dicha “perfección”, en detrimento de una vida saludable.

 

 

Anorexia Nerviosa

Es un trastorno de la alimentación en la cual la persona presenta  pérdida de la imagen corporal; para comprenderlo mejor la imagen de su cuerpo no es compatible con lo que el paciente piensa, su extrema delgadez contrasta con lo que ella o él  ven como un incremento ponderal.

Asimismo, piensan y presentan un temor extremado a ingerir en demasía, y aumentar de peso, aunque las proporciones de alimentos sean pequeñas.  De todo ello se desprende que  la persona se alimenta en forma inadecuada e insuficiente, determinando como consecuencia pérdida acentuada del peso corporal, desnutrición hasta alcanzar la inanición e incluso el fallecimiento. Esa alimentación insuficiente va acompañada de ejercicio físico excesivo, con el fin de disminuir calorías.

En quienes se presenta:

  1. 1. inseguridad,
  2. 2. depresión, no se aceptan como persona,
  3. 3. ansiedad,
  4. 4. baja autoestima, poco valor a si mismo, siendo susceptibles a los comentarios de las otras personas.                 En ciertas circunstancias  utilizan esta práctica como una forma de controlar a los demás. Sienten que alcanzando una figura delgada  conseguirán ser más apreciadas, queridas y tenidas en cuenta por la sociedad.

Uno de los factores centrales de estas patologías reside en la percepción que se tiene de sí mismo, al no aceptarse tal cual es, se visualizan en el espejo, de una forma que no es la real, situación que interviene en sus sentimientos o estados de ánimo. En los momentos de tristeza o depresión, la imagen que devuelve el espejo será mucho peor que cuando se está feliz o se ha alcanzado algún objetivo propuesto. Niegan la enfermedad.

Hemos reseñado, en otros encuentros con ustedes la vinculación del eje hipotálamo- hipofisario-órganos periféricos. ¿Ustedes se preguntarán porque se involucran en estos trastornos alimenticios?                                       Se ha visto, que la desnutrición como se da en la anorexia nerviosa pueden alterar la función del eje hipotálamo-hipofisario, con la consiguiente disminución en la secreción de las gonadotropinas (Hormona Luteinizante y Foliculo-estimulante), lo que trae como consecuencia  interrupción de la menstruación, amenorrea primaria o secundario.

anorexia67aa

 

Complicaciones de la Anorexia Nerviosa:

 

Bulimia

En la  bulimia, los pacientes ingieren, en exceso alimentos en poco tiempo (lo que denominamos atracón), pero presentan un mecanismo compensador como son los vómitos, exceso de ejercicio, uso de laxantes, diuréticos. Como consecuencia de esta compensación, suele ser difícil de diagnosticar ya que las personas pueden tener, por un lado un peso saludable (o incluso sobrepeso), y por otro la persona no  comparte esta conducta con amigos ni familiares. Creemos que se impone  la realización de una historia clínica exhaustiva, así como un buen examen físico, valorando las mucosas para descartar anemia clínica y un elemento orientador como puede ser las impresiones dentarias a nivel del dorso de las manos, como consecuencia de  provocar el  vómito.

Suele tratarse de personas ansiosas, impulsivas y con tendencia a adoptar conductas adictivas.

 

Ortorexia

Un nuevo concepto, en los trastornos de alimentación. La persona, tiene una obsesión por la elección de alimentos saludables, ustedes se preguntarán porqué es considerado un trastorno de la alimentación, ya que los médicos y la sociedad en general abogamos por la alimentación saludable.  Pues bien, hay que diferenciar, esto último, de la ortorexia, en la cual la obsesión por la elección de los alimentos, entorpece, su calidad de vida. Es una preocupación en demasía por planificar, su plan de alimentación. Muchas veces, evitan las reuniones sociales, para no interferir con él.

Por lo general, las personas que padecen esta patología, prefieren pasar hambre, incluso por largos períodos de tiempo y no comer alimentos que según su parecer son malos para su salud, como son los alimentos con altos contenidos de aditivos, grasas, azúcares simples entre otros. Al ser tan estructuradas en su elección de los alimentos, pueden, (del mismo modo que en los otros trastornos de la conducta alimentaria), determinar complicaciones sobre su organismo.

En la ortorexia, la persona presenta una obsesión en planificar una dieta sana; es tal la preocupación por la calidad, cantidad de alimentos y la forma de obtenerlos (como cuando concurren por ejemplo a una reunión), que lleva a un detrimento de la calidad de vida de la persona.

 

TRATAMIENTO

 

El tratamiento de ambas afecciones es difícil y requieren la asistencia de un equipo multidisciplinario integrado por endocrinos-nutricionistas, ginecólogos, psiquiatras y psicólogos.

El diagnóstico temprano de los trastornos alimentarios con la aplicación de una  terapia psicológica y un plan de alimentación apropiado, redundarán en lograr una buena salud ósea.
 
 
 
* Bibliografía:
 
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM-IV Washington, DC: Amer Psychiatric Association, 1994. 
 *Muñoz MT, Morandé G, Argente J. Anomalías en el patrón de secreción de gonadotropinas en las pacientes adolescentes afectadas de anorexia Nerviosa. Endocrinología 1997; 44: 248-252. 
* Swenne I. Weight requirements for returrn of menstruations in teenage girls with eating disorders, weight loss and secondary amenorrhoea. Acta Paediatr 2004; 93: 1449-1455. 
 *Støving RK, Flyvbjerg A, Frystyc J, Fisker S, Hangaard J, Hansen-nord M, Hagen C. Low serum levels of free and total insulin-like growth factor I (IFG-I) in patients with anorexia nervosa are not associated with increased IGFbinding protein-3 proteolysis. J Clin Endocrinol Metab 1999 84 1346-1350. 
* Muñoz MT, Argente J: Anorexia nerviosa y bulimia nerviosa. In: Argente J; Carrascosa A, Gracia R, Rodríguez F (ed). Tratado de Endocrinología Pediátrica y de la Adolescencia. Doyma. Barcelona. 2000: 1333-1351. 
* Misra M, Miller KK, Almazan C, Ramaswamy K, Lapcharonsap W, Worley M et al. Alterations in cortisol secretory dynamics in adolescents girls with anorexia nervosa and effects on bone metabolism. J Clin Endocrinol Metabol 2004; 89: 4972-4980. 
.* Misra M, Soyka L, Miller K, Grinspoon S, Levitsky L and Klibanski A. Regional body composition in adolescents with anorexia nervosa and 
changes with weight recovery. Am J Clin Nutr 2003; 77: 1361-1367. 
Palomer X, Pérez A, Blanco-Vaca F. Adiponectina: un nuevo nexo entre obesidad, resistencia a la insulina y enfermedad cardiovascular Med Clin (Barc) 2005; 124: 388-395. 
 Pischon T, Girman CJ, Rifai N, Hotamisligil GS, Rimm EB: Association between dietary factors and plasma adiponectin concentrations in men. Am J Clin Nutr 2005; 81: 780-786. 
Muñoz MT, Morande G,García-Centenera JA, Hervás F, Pozo J, Argente J. The effects of estrogen administration on bone mineral density in 
adolescents with anorexia nervosa. Eur J Endocrinol 2002; 46: 45-50. 
Última actualización el 18 de Febrero de 2015